Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

Palabras del dialecto bebé que te derretirán

Mi peque va a cumplir 2 años este próximo sábado y lleva unos meses charlando por los codos. Eso sí, en su dialecto. Pero cotorreando sin parar. Hoy, para aligerar el martes, me apetece un post agradable para sonreír un poco, así que aquí llega:

Son esas palabras que por lo general sólo una madre entiende y las personas que están cerca ni se aproximan al significado del vocablo en cuestión. A veces, también el padre es capaz de comprenderlo, pero, al menos en mi caso, no es así.

Mi chico va cogiendo cada vez más soltura en eso de la traducción simultánea dialecto bebé-castellano, pero por ahora no es muy ducho. También es verdad que le pasa igual con personas extranjeras que hablan castellano con otro acento (por muy bien que hablen, si es con otro acento, le cuesta más).

12 palabras del dialecto bebé que te derretirán.

Bueno, a lo que iba. Que mi hijo está para comérselo con todas esas palabritas que balbucea y pronuncia a su manera y quería compartir algunas en este post.

  • Shosho: como su propio nombre indica, significa bizcocho. Estoy experimentando mucho con nuevas recetas dulces saludables, para incluir en mi nuevo libro y para él tanto las magdalenas como los bizcochos son lo segundo. ¡Shoshoooo!, grita cuando se levanta por la mañana. A veces lo pide también para comer o para cenar. Si por él fuera comería bizcocho a todas horas. Y eso que no le pongo azúcar y por tanto no es adictivo como los industriales, jeje.

 

  • Cojo: cuando quiere que le coja me dice “cojo“. Porque cuando me levanta los brazos yo le pregunto “¿te cojo?”. Y desde que empezó a balbucear el gesto va unido a la palabra. Sobre todo me lo dice cuando voy a preparar algo de comer, le encanta cocinar conmigo, echar la sal a las comidas, ver cómo corto los ingredientes o remover el contenido de la sartén. Es casi inmediato, llego cerca de la vitrocerámica y viene corriendo diciendo cojoooooo.

 

  • Popo: esta es de mis favoritas. Por la noche cuando se acuesta le pregunto “¿te arropo?”. Y de ahí viene popo. Muchas veces cuando se acuesta, como está en etapa de NO, le pregunto si le arropo y me dice NO, pero pasados unos minutitos me dice él solito popoooooooo. Y cuando se despierta por la noche y se ve desarropado también lo dice. Es una de sus palabras más tiernas, tan dormidito.

 

  • Papa (sin tilde)ésta es una palabra polisémica, tiene varios significados y una entonación parecida. Papa es papá, por supuesto. Pero también significa zapatilla (zapa). Y cuando abre la puerta para que pases, entonces te dice papa (pasa).

 

  • Coco: esta es fácil, coscorrón. Cuando se da un golpe en la cabeza, sea suave o fuerte, llore o no, siempre viene a que lo consuele y le haga una caricia en el lugar del golpe, diciendo coco, coco.

 

  • Zozo: es zumo. Por épocas le gusta el zumo de naranja o de mandarina que hacemos en casa recién exprimido. Y eso es zozo.

 

  • Cheche: es leche. Por las mañanas, para desayunar se toma un trozo de shosho con zozo o cheche (habitualmente es de cabra), según le apetezca.

 

  • Ozo: significa luz. Sí, yo tampoco encuentro mucho parecido, pero así es. Cuando vamos a dormir le digo que si apaga él la luz y muchas veces no quiere, porque no quiere dormirse. Y cuando la apago yo y quiere que la vuelva a encender, o cuando se despierta por la mañana y quiere levantarse, entonces entona ozooo, señalando el interruptor de la luz.

 

  • Pipá: es pintar. Le gusta mucho pintar, ahora le gustan mucho los búhos porque tiene un cuento donde hay búhos y hacen un sonido como “uhh uhhh” (eso no lo dice el cuento, lo aportamos nosotros). Además tiene un peluche de búho que le regaló una amiga mía que tiene en casa infinitos búhos porque los coleccionan. Y es el primer peluche con el que ha querido dormir. Y le hemos imprimido algunos búhos para pintar y está encantado. ¡Pipá, pipá! Y le digo yo, ¿dónde está el búho para pintar? Y me responde “uhhh uhhh, aquíiiiiiiii, pipáaaaaa“.

 

  • Ande: grande. En la naturaleza vemos árboles, piñas, piedras y vemos si son grandes o pequeñas y ya sabe distinguirlo, según con qué lo compare. Ayer me trae una piedra pequeña y me dice “ande” y yo dije “es pequeña” y de repente me saca en la otra mano otra piedra mucho más pequeña, una chinita. Y le digo “es verdad, ésta es grande y ésta es pequeña, tienes razón”.

 

  • Pía: cuando salimos de paseo, muchas veces vamos a buscar piñas debajo de los pinos. Cuando le propongo ir a buscar piñas me dice con una gran sonrisa en la boca “píaaaa”. Y luego me enseña una grande y me dice “andeeee”.

 

  • Sasa: ésta es otra palabra polisémica. Significa cuchara y además quiere decir casa.

 

Hay muchas más palabras que podría incluir, pero éstas son mis favoritas. Y para terminar, no puedo decir otra cosa que… ¡me lo como a besos! Está en una edad difícil de NO, que requiere mucha paciencia, pero preciosa por este tipo de cosillas del día a día que me ponen una sonrisa en la boca, de oreja a oreja.

¿Cuáles son tus palabras preferidas de dialecto bebé? Cuéntame en los comentarios.

Te mando un beso.